Todos los articulos

Origen de Lenceria Femenina

Hoy en día la lencería femenina es un elemento básico en la vida diaria de las personas sin importar su origen, creencia y religión. Actualmente es una prenda universal que se encuentra en los armarios y momentos de encanto y pasión. Pero no siempre fue así, su origen tiene que ver con diferentes razones históricas y sociales como también con el papel que la mujer ha desempeñado diferentes culturas.

Cada región ha tenido su propio estilo y funcionalidad de la ropa interior en la mayoría de los casos se empezó a usar para brindar abrigo y protección. Algunos historiadores como (Avellaneda, 2007), dicen que la lencería femenina geográficamente tiene su origen en Mesopotamia en el año 2900 a. C., cuando surgió un prototipo de prenda intima similar a la trusa y que se convirtió en lo que hoy en día conocemos como bragas, bombachos o pantis.
Egipto fue otro de los lugares que dio origen a la lencería femenina, donde era un símbolo de lujo y distinción reservado para las mujeres que tenían mayor importancia en aquella sociedad. La Reina Nefertiti por ejemplo, hacia uso de una ropa interior llamada Kalasyris y Shenti. La primera era similar a una túnica transparente y la segunda era similar a una enagua bordada con hilos de oro.

Según Michelle Hafemann, en el siglo XVIII en Europa, la ropa íntima no era un atuendo que se utilizara bajo los trajes de aquella época. Las pocas personas que la utilizaban lo hacían como medio de abrigo, higiene y de una manera muy simple; una camisa fabricada en lino o algodón y unos bombachos o enaguas de tela. Así poco a poco fue apareciendo lo que hoy conocemos como calzón, braga o panti. Sin embargo, las mujeres que mostraran aunque fuera un poco de su ropa interior eran mal vistas ya que mostrar esta prenda íntima era considerado como un gesto erótico que representaba el acto de desnudarse. Fue en ese momento donde se empezó a relacionar la ropa interior femenina como algo erótico.

Otros conocedores del tema como la socióloga Susana Saulquin, dice que en Francia, a comienzos del siglo XIX empezó el uso del panti de lencería el cual no estaba bien visto en aquella época ya que era usado generalmente por prostitutas. Solo hasta 1850 se cambio el concepto cuando esta prenda empezó a ser aceptada y utilizada por las mujeres elegantes en Francia. A partir de aquella época en Europa, esta lencería tipo pantalón empezó a formar parte del armario femenino pero aun eran largos y amplios similares a lo que hoy conocemos como pijamas para invierno hechos en muselina y por ende difíciles de lavar.

A principios del siglo XX este pantalones tipo lencería empezó a ser cada vez más pequeño y confortables. Se empezó a confeccionar y a usar en materiales como la seda y en diferentes tonos pasteles como el rosa y el naranja pastel. Fue en esta época donde dichas prendas empezaron a seducir y a tomar mayor importancia erótica.

Hoy en día tanto los diseños, los materiales y la manera de hacer uso de la lencería femenina ha evolucionado, ya que no solo satisface una necesidad higiénica sino también una necesidad erótica. La lencería femenina se ha acomodado a todos los gustos y usos de la mujer en las diferentes sociedades se pueden encontrar grandes, pequeños, levanta colas, invisibles, etc. Pero para llegar a ello tuvo que pasar por diferentes usos en diferentes sociedades.

BIBIOGRAFIA
Dina Avellaneda (2007). Debajo del vestido y por encima de la piel…. Argentina: Bibliografica de Voros S.A.. 21.

Hafemann, Michelle. Ropa interior: Objeto del deseo. Available: http://www.avizora.com/publicaciones/la_mujer_y_su_mundo/textos/0041_ropa_interior_objeto_deseo.htm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *